Fundación BogotArt: A Territory Conceived Through the Arts

Fundación BogotArt: A Territory Conceived Through the Arts

A TERRITORY CONCEIVED THROUGH THE ARTS

By: Laboratorio Comunidades Fucha – Casa Lluvia de Ideas

He who lives in a house must have the right to look out his window and design as he pleases the whole piece of outside wall that can reach with his arm. This will be evident to everyone from the distance that a person lives there.

Friedensreich Hundertwasser, Manifesto to the window, Dusseldorf, February 27, 1972.

 

What happens in the upper basin of the Fucha River

On the eastern hills, where the migrant population has settled due to the economic expansion of the twentieth century and political violence in the country, is the upper basin of the Fucha river, located in the district of San Cristobal in Bogotá, Colombia. It is populated by 5,200 inhabitants, distributed in seven districts, namely Montecarlo, San Cristobal Alto, Manila, Gran Colombia, Los Laureles, La Cecilia and Aguas Claras.

Currently, there are two major tourism and pseudo-environmental projects in this sector of the city: the Fucha River Linear Park and the Butterfly Trail, both urban development initiatives driven by the current District Mayor. The problem is that these projects require a relocation of the local population. To the local inhabitants, this relocation would represent the loss more than 30 years of stories and struggles. It is estimated that of the nearly 2,000 families in the territory, who have established their own self-built houses, with great symbolic and political value, only about 1,000 would remain after the relocations. This situation has generated uncertainty, insecurity and distrust in a community that needs to guarantee, for all its inhabitants, the right to the city and to have a decent house that they can call home.

Faced with the unequal dispute over the city, the popular sectors have used the social and community organizations as a way to find solutions to the local problems. In what is considered as a historical debt of the state with the inhabitants of the eastern hills, the neighborhoods near to the city center are where large plans and urban renewal projects will be made.

Recognizing the context of the upper basin, of the river Fucha and the of different organizational forms in this territory, an open space to propose collective construction is necessary in the district of San Cristobal. This space, dedicated to conversation and developed through the arts, has allowed us to reflect more deeply on the origin of the territorial conflicts, the actors involved and their respective implications. 

 

Laboratory Fucha Communities is, in and of itself, an excuse for meeting with different collectives and community organizations within and outside the local district and Alto Fucha. It enables an intergenerational meeting to have a dialogue between, and creative construction of, cultural, social, environmental and communication between different neighborhoods and work together to form solutions. This year we have developed a space for strengthening the autonomy and empowerment of the people of the La Cecilia neighbourhood with exercises such as: mapping community dreams, fostering individual and collective life projects and the creation of books and fanzines.

We have been able to activate those forms of neighborhood dialogue through bets like "the recycling cumbia", a playful initiative that prompted community members to recycle and transform trash into art objects that have a second or third use as the creation of masks for the community carnival. The desire to have these forms of community engagement was strengthened, providing a collective alternative to the institutional threat of displacement and resettlement, highlighting the right to the city and the dream of living in an EcoCultural Territory.

From a process of collaboration emerged different activities such as El Cecilazo

, Barrios Vivos, Fucha Libre Festival, La Cecilia tiene Crochet and the First Community Art Biennale of San Cristobal 2017, as exercises of communication between the city and the country. These events highlight the problems in the capital and the decision of what the eastern hills mean to the city: the land use, the right of peasant and urban communities to live in the hills and the lack of guarantee of our fundamental rights.

This Biennale arose as an initiative of a city project, from what we have defined as  Eco Cultural Territories, a city proposal where the artistic, environmental, social, community and organizational aspects are required to participate in a month-long exercise of resistance with dialogues, reflection and activities that highlight the connection between the arts and the community.

In the frame of this Biennale, more than 50 artists and neighborhood, local, district and national groups joined efforts in an exercise of solidarity and support to defend the right to the city and a dignified life. This effort was developed through a series of fixed interventions of muralism, sculpture and graffiti, activities that facilitated the dialogue between neighborhoods and the harmonization of spaces of everyday mobility. These spaces inclued artistic presentations of theater, puppets, folk and rock music, traditional dance as well as break dance, literature, oral narratives, gastronomy, audiovisual projections and artistic creation workshops with the participation of the inhabitants of the upper basin of the Fucha. These activities generated a greater sense of ownership from the community and public space within the territory. It resulted in a cultural circuit that has enabled the creation of tours to recognize the cultural and historical richness of the territory through artistic projects and nature.

This was an exercise of self-management and solidarity with the support of local organizations such as:  Fundación Creciendo Unidos, Fundación Pepaso, la Corporación Promotora Cultural del Zuro Riente,  Fundación BogotArt, Colectiva Huertopía, Agrupación Ishir, Corporación AITUE, Eco Casa Sur Oriente, Escuela de Formación Folclórica Mohana, Escuela de Arte, Cultura y Patrimonio EFARTE, Colectivo ArtoArte, Juntas de Acción Comunal –community committees of the neighborhoods–, and the community, who made it all possible through the donations of materials, and loan of equipment, space, energy and even restrooms. The event fostered new bonds of trust, created meeting spaces for projection and reflection of what it means to build an Eco Cultural Territory.

Community voice

 

From this dreamlike exercise, we want to highlight the satisfaction expressed by many participants, who believe that through art and culture one could remain in the territory, that these lessons can be further shared and transmitted; people of the neighborhoods are able to envigorate processes, engage in dialogues and jump-start processes. Similarly, the trust revived among the community of the neighborhoods is evidenced by the power to communicate and do things collectively, with the people meeting, helping and cooperating.

This country has been subjected to violence. To avoid that we join social processes to avoid the participation of popular sectors. The Biennale was an opportunity for people in the community to be surprised, to experience another way of feeling life, of showing the world our environment and rescuing the wealth we have in the hills and in our neighborhoods; it gave us the opportunity to exchange knowledge, discover talented people of all ages,  and see them all together joined to achieve the same goal.

The Biennale was a space to spread in a creative and entertaining way, the voices of those of us who are in this fight for our rights: right to the city and to decent housing. We are also those who are committed to dream, work, build and create the city through playing, using art, meeting, working and smiling.

UN TERRITORIO PENSADO DESDE EL ARTE

El que vive en una casa debe tener derecho a asomarse a su ventana y a diseñar como le apetezca todo el trozo de muro exterior que pueda alcanzar con el brazo. Así será evidente para todo el mundo desde la lejanía que allí vive una persona.

Friedensreich  Hundertwasser, Manifiesto a la Ventana, Dusseldorf, 27 de febrero 1972.

Lo que sucede en la cuenca alta del río Fucha

Sobre los Cerros Orientales, donde se asentó parte de la población migrante producto de la expansión económica del siglo XX y la violencia política del país, se encuentra la cuenca alta del río Fucha, ubicado en la localidad de San Cristóbal en la ciudad de Bogotá, Colombia. Es un espacio poblado por 5.200 habitantes, distribuidos en siete barrios Montecarlo, San Cristóbal Alto, Manila, Gran Colombia, Los Laureles, La Cecilia y Aguas Claras.

Actualmente, sobre este sector de la ciudad existen dos grandes proyectos turísticos y pseudo ambientales: El Parque Lineal Río Fucha y el Sendero de las Mariposas, que la actual Alcaldía Distrital ha impulsado. El problema radica en que estos proyectos necesitan de una reubicación que representa para los habitantes del territorio la pérdida de más de 30 años de historias y luchas. Se calcula que de los cerca de 2.000 predios en el territorio, ocupados por casas autoconstruidas, con gran valor simbólico y político, solo quedarían cerca de 1.000 después de las reubicaciones. Esta situación ha generado incertidumbre, inseguridad y desconfianza en una comunidad que necesita que se garantice, para todos sus habitantes, el derecho a la ciudad y a tener una vivienda digna que puedan llamar hogar.

Frente a la desigual disputa por la ciudad, los sectores populares han puesto la organización social y comunitaria como la forma de encontrar solución a las problemáticas en lo que se configura como una deuda social histórica del Estado con los habitantes de los cerros orientales, los barrios cercanos al centro o ubicados en los sitios donde se realizarán  grandes planes y proyectos de renovación urbana.

Reconociendo el contexto de la cuenca alta del río Fucha y las distintas formas organizativas existentes y posibles en el territorio, se han abierto otras propuestas de construcción colectiva en esta zona de la localidad de San Cristóbal. Es así como se impulsa, a partir de un trabajo desarrollado desde las artes, un espacio de encuentro que nos ha permitido reflexionar más a fondo frente al origen de los conflictos territoriales, los actores involucrados y sus respectivas implicaciones.

El Laboratorio Comunidades Fucha es en sí, una excusa para el encuentro con diferentes colectivas y organizaciones comunitarias de dentro y de fuera de los barrios del Alto Fucha y la localidad; posibilita un encuentro intergeneracional para dar cuenta de las distintas formas de diálogo y construcción de soluciones creativas a necesidades culturales, sociales, ambientales y de comunicación entre los diferentes barrios y el trabajo de las formas de organización en el territorio. Este año hemos desarrollado un espacio de fortalecimiento de la autonomía a partir de la búsqueda del empoderamiento barrial por parte de los habitantes del barrio La Cecilia principalmente y vecinos, con ejercicios como: lecturas de cartografías de sueños, impulso a los proyectos de vida individuales y colectivos, elaboración de libros y fanzines.

Se han podido activar esas formas de encuentro barrial, poco exploradas, a través de apuestas como “la Cumbia del reciclaje” invitación lúdica que nos incitó a reciclar y a transformar la basura en objetos artísticos que tengan un segundo o tercer uso como la creación de máscaras para la comparsa. De modo que, se materializó y fortaleció un anhelo a esas formas de encuentro ya existentes, dándole un sentido elaborado y proyectado a una alternativa frente a la situación que atraviesa de manera colectiva todo el territorio, como la amenaza institucional de desplazamiento y reasentamiento, el derecho mismo a la ciudad o el sueño de habitar en un Eco Territorio Cultural.

De un proceso de articulación salieron actividades como el Cecilazo, el festival Barrios Vivos, Fucha Libre, y la feria de trueque La Cecilia tiene Crochet y La primera Bienal de Arte Comunitario en San Cristóbal - 2017, se propone como un ejercicio de comunicación para la ciudad y el país frente a las problemáticas existentes en la capital, respecto a lo que significan los cerros orientales para la ciudad: uso del suelo, derecho de comunidades campesinas y urbanas a con-vivir en los cerros y la ausencia de garantía de nuestros derechos fundamentales.

Esta Bienal surge como iniciativa de proyección de ciudad, a partir de lo que hemos denominado como Eco Territorios Culturales, propuesta de ciudad donde el arte, el ambiente, lo social, lo comunitario y lo organizacional se enlazan para construir por durante casi un mes, de manera constante y continua, un ejercicio de resistencia con actividades para el diálogo, la reflexión y el encuentro cultural entre el arte y la comunidad.

En el marco de esta Bienal se reunió, por medio de una invitación, a un grupo de 50 artistas y agrupaciones barriales, locales, distritales y nacionales en un ejercicio de solidaridad y respaldo por la defensa del derecho a la ciudad y la vida digna, quienes desarrollaron una serie de intervenciones fijas de muralismo, escultura y graffiti; actividades que posibilitaron el dialogo entre los barrios y espacios de transito cotidiano así como su armonización. Espacios en el que se desarrollaron presentaciones artísticas de teatro, títeres, músicas populares y rock, danzas tradicionales y break dance, literatura, narraciones orales, muestras gastronómicas, proyecciones audiovisuales y talleres de creación artística con la participación de los habitantes del alto Fucha. Esta combinación de actividades generó una mayor apropiación del espacio comunitario y público dentro del territorio y, así mismo, dio lugar a un circuito cultural que ha posibilitado la creación de recorridos en reconocimiento del sector, desde los proyectos artísticos y la riqueza natural, cultural y patrimonial del alto Fucha.

Este fue un ejercicio de autogestión y solidaridad con el apoyo de organizaciones locales como: la Fundación Creciendo Unidos, la Fundación Pepaso, la Corporación Promotora Cultural del Zuro Riente, la Fundación BogotART, el Colectiva Huertopía, la Agrupación Ishir, la Corporación AITUE, la Eco Casa Sur Oriente, la Escuela de Formación Folclórica Mohana, la Escuela de arte cultura y patrimonio EFarte, el Colectivo ArtoArte, las Juntas de Acción Comunal de los barrios, y también la comunidad, quienes a través de donaciones de materiales, préstamos de equipos, espacios, energía y hasta baños hicieron posible su realización; consolidando nuevos lazos de confianza, generando espacios de encuentro y reflexión en proyección a la construcción de un Eco Territorio Cultural.

La voz de la Comunidad

De este ejercicio, que es como un sueño, se rescata la satisfacción expresada por muchos de los participantes, los cuales consideran que con arte y cultura se pude permanecer en el territorio, que estos aprendizajes pueden seguirse compartiendo y transmitiendo; que la gente de los barrios somos capaces de echar raíces, entablar diálogos, echar a andar procesos. Del mismo modo, la confianza que se revivió entre los habitantes de los barrios se evidenció, gracias al poder comunicarnos y de hacer cosas entre nosotros, con la gente, reuniéndonos, ayudando y  colaborando.

Este país ha sido sometido a la violencia para que no nos vinculemos a procesos sociales, para que los sectores populares no participen. La Bienal fue una oportunidad  para que las personas de la comunidad se dejaran sorprender nuevamente de las cosas, otra forma de sentir la vida, de mostrarle al mundo nuestro entorno y rescatar la riqueza que tenemos en los cerros y en nuestros barrios, nos dio la posibilidad de intercambiar saberes, descubrir talentos de todas las edades, al tiempo que los vimos a todos reunidos por una misma causa.

La bienal fue un espacio para difundir de una manera creativa y amena, la voz de quienes nos encontramos en esta lucha por nuestros derechos: a la ciudad y el derecho a un hábitat digno. También somos quienes le apostamos a soñar, tejer, construir, crear y hacer ciudad


Article by Laboratorio Comunidades Fucha – Casa Lluvia de Ideas
Photo Credits: Primera Bienal de Arte Comunitario