8

TCWNN Logo F-02 (2).png

PLANIFICACIÓN Y DISEÑO URBANO

Image by Logan Armstrong
Capture d’écran 2022-04-20 à 12.12.26.png

PRINCIPIO 8: PLANIFICACIÓN Y DISEÑO URBANO

LCQNA FOMENTA LA PLANIFICACIÓN Y EL DESARROLLO GLOBALES E INTEGRADOS

1. La planificación y el diseño urbanos son las piedras angulares de LCQNA. Permiten que las ciudades traduzcan una visión común en acción para optimizar las ciudades para la prosperidad humana y la salud de los sistemas ecológicos a través de la visión espacial y la planificación estratégica, con el apoyo de políticas, herramientas, mecanismos institucionales y participativos, procedimientos de regulación, y ejecutados a través de una adecuada asignación de recursos e inversión.

2. LCQNA coordina las políticas y acciones sectoriales, que se ocupan del desarrollo económico, la movilidad, la vivienda, la cultura, la biodiversidad, la energía, el agua y los residuos, dentro de un marco territorial global y coherente. Las funciones y responsabilidades entre todas las partes interesadas, respetando el principio de subsidiariedad, están claramente definidas y los recursos se asignan de forma estratégica, equitativa y en torno a una agenda común.

3. LCQNA es un catalizador de la planificación de la sostenibilidad en todas las jurisdicciones de la región que ocupa. Busca activamente coordinar y aplicar políticas, realizar inversiones y emprender acciones que conserven la autonomía local al tiempo que construyen y mejoran la cooperación regional. Busca activamente la coordinación y la cooperación intersectorial y promueve vínculos mutuamente beneficiosos, resilientes y ambientalmente adecuados entre las zonas rurales y urbanas y las acciones relacionadas para la adaptación al clima.

4. LCQNA fomenta modelos de desarrollo eficientes y equitativos que eviten y reparen la expansión urbana y preserven los recursos naturales y culturales. Recomienda reducir la necesidad de gastar energía para el transporte de bienes y personas, y aumentar la resiliencia frente a las crecientes amenazas que plantea un clima cambiante, mediante la agrupación adecuada de viviendas, industrias, servicios e instituciones educativas. Recomienda la cooperación intermunicipal para lograr economías de escala y aglomeración, optimizar el uso de los recursos y evitar la competencia insana entre las autoridades locales y otros organismos públicos.

5. LCQNA utiliza un proceso de planificación ascendente que garantiza la participación de todas las partes interesadas, incluidas las organizaciones de la sociedad civil y las entidades empresariales, y de todas las comunidades, etnias, edades e identidades de género.

6. LCQNA reconoce la dinámica rápidamente cambiante y el desarrollo de múltiples crisis del siglo XXI que requieren una creciente adaptabilidad de las ciudades a las situaciones complejas que surgen. La planificación y el diseño requieren más que nunca un sentido de resiliencia y preparación para circunstancias de crisis extremas.

ACCIONES PRIORITARIAS

1. Revisar las prácticas de planificación y diseño para hacer frente a la evolución de las necesidades sociales y medioambientales en términos de accesibilidad, peatonalidad, movilidad, energía y recursos: aumentar la proximidad, frenar la expansión urbana descontrolada para centrarse sólo en la renovación urbana y el desarrollo de relleno, reducir la dicotomía urbano-rural para adoptar un enfoque de planificación metropolitana y regional.

2. Reorientar el modelo de negocio orientado al automóvil y dependiente de los combustibles fósiles utilizado en la planificación urbana hacia uno centrado en los seres humanos, la peatonalidad, la calidad de vida y la asequibilidad en los instrumentos de diseño y planificación de las ciudades.

3. Reorientar las prácticas de planificación y diseño urbano para hacer un mejor uso del capital natural mediante el desarrollo de soluciones basadas en la naturaleza, el aumento de la capacidad de secuestro de CO2 de los lugares y la concentración en la mejora de los microclimas.

4. Fomentar nuevas normativas e incentivos urbanísticos que se centren en el uso de soluciones basadas en la naturaleza para devolver los espacios verdes a las ciudades, la restauración de los terrenos naturales y de trabajo que rodean y apoyan a las comunidades humanas, al tiempo que se controlan los beneficios que pueden producir (sanitarios, ambientales, sociales, culturales, estéticos, etc.).

5. Introducir regulaciones urbanísticas para limitar y prevenir el nuevo consumo de suelo.

6. Fomentar la reutilización de espacios y edificios infrautilizados y abandonados para limitar el despilfarro de recursos y de suelo que supone la nueva construcción